INFLUENCERS ¿UNA NUEVA FÓRMULA DE MARKETING Y PUBLICIDAD?

INSTAGRAMERS 4X3.jpg

Las nuevas tecnologías han traído consigo nuevos modelos de negocio. Uno de ellos se basa en personas que operan a través de plataformas digitales tales como, YouTube, Facebook o Instagram, donde suben contenidos periódicamente y tienen una gran cantidad de seguidores.

Estas personas también conocidas como influencers, instagramers o youtubers, se dedican a exhibir productos de forma “aparentemente” desinteresada, siendo esta una atractiva fórmula para que las empresas se den a conocer. La realidad es que existe una verdadera relación entre estas personas y las distintas marcas no siempre sujeta a la correcta tributación, ya que en muchas ocasiones reciben una contraprestación económica por recomendar ciertos productos y en otras, los propios productos son “regalos”.
La Agencia Tributaria, desde el año 2018, considera la práctica de estos influencers, como una actividad económica ejercida por cuenta propia con continuidad y publicidad, y obligando en consecuencia, a cumplir con las correspondientes obligaciones tributarias. 

En este sentido existe la obligación de darse de alta en Hacienda en el censo de empresarios, profesionales y retenedores mediante la presentación del modelo 037. Los ingresos obtenidos en metálico o en especie, a través de los famosos “regalos” que los influencers reciben, deberán declararse como rendimientos de actividades económicas en el IRPF siendo su valor el normal del mercado. Por otro lado, las marcas tendrán la obligación de practicar las correspondientes retenciones e ingresos a cuenta sobre los regalos o cantidades abonadas a los influencers y además, este deberá emitir una factura sujeta a IVA que ambos deberán declarar, ya que los servicios de publicidad y relaciones públicas se encuentran sujetos a este impuesto.
En segundo lugar, la Seguridad Social considera que existe la obligación de darse de alta como autónomo en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) cuando la persona realice de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, pero, ¿qué se entiende por habitual?  Actualmente, no hay una norma que lo defina por lo que hay que recurrir a la jurisprudencia en la que sentencias como la del Tribunal Supremo de octubre de 1997 o la del Tribunal Supremo de marzo de 2007, señalan como indicador de habitualidad el hecho de superar el umbral el salario mínimo interprofesional anual (SMI en 2019: 12.600 euros). No obstante, existen diversas interpretaciones ya que hay veces que se presume el alta en el RETA, aunque no supere los 12.600 euros anuales, si se tiene un establecimiento de venta al público abierto, una tienda online, o en el caso de los influencers un canal o plataforma virtual en el que exhiba pública y periódicamente productos.

En resumen, la administración está considerando que esta actividad es una nueva forma de marketing y publicidad ejercida a través de las redes sociales y por tanto sujeta a tributación, por lo que su elusión fiscal puede traer importantes consecuencias para estas empresas y particulares conocidos generalmente como influencers.

Recuerda que, si necesitas asesoramiento como empresa o particular en este tema, puedes solicitar una consulta personalizada en Juristas Europeos BF&A, abogados ubicados en Pozuelo de Alarcón y resolveremos todas tus dudas.

Comparte:
Ver todas